El paso del tiempo, las necesidades de las familias, la evolución de la tecnología y la ampliación de los servicios que pueden llegar a prestarse, ha hecho que las pólizas de seguros de este ramo hayan evolucionado mucho en los últimos 25 años.

Pero no voy a poner ejemplos, al menos aún, de cómo han cambiado y quiero empezar por los cimientos, y nunca mejor dicho, de qué es lo que debemos ver (desde mi punto de vista) a la hora de contratar este tipo de seguros.

Diferencia entre continente y contenido: la eterna confusión.

CONTINENTE:

Es el capital que asegura las «paredes y techo» de la vivienda. La estructura, tuberías de agua limpia y sucia, ventanas (no los cristales), puertas…

Poco a poco más entidades aseguradoras van haciendo consulta en catastro de los datos de la vivienda y proponen una cantidad para este capital.

Aceptándolo o poniéndolo superior, nos garantizamos que no nos apliquen la regla de proporcionalidad (ahora empieza a llamarse de equidad) que significa que si al poner un capital más bajo del real, nos hemos ahorrado un 30% de la prima, si sufrimos un siniestro, la compañía al detectar el infraseguro a través (normalmente) del perito, propondrá como indemnización un 30% menos de la cantidad necesaria para la reparación o indemnización de los daños sufridos.

«Precaución a la hora de cuantificar el capital real; puede darte dolores de cabeza al usar tu seguro».

CONTENIDO:

En resumen: el mobiliario.

Dentro de este apartado entran los electrodomésticos y teniendo en cuenta que en estos tiempos de pandemia muchos hemos, tenemos y tendremos que trabajar en casa, algunas compañías especifican un capital para equipos profesionales como ordenadores, por lo que no está de más consultar ese punto con la compañía donde tenemos contratada la póliza o mejor, con el mediador.

Y por último, hasta el próximo post que seguiré hablando de este tipo de seguros, las joyas. ¡Ojo! Joyas u objetos de valor especial, como puede ser un objeto antiguo, herencia o no, que no sea una joya en sí, pero sí que tenga un valor alto por su antigüedad o rareza.

Bastantes compañías tienen por defecto un capital en joyas, dependiendo de lo alto que sea el capital de contenido, pero no todas lo hacen por lo que es interesante tener en cuenta este punto.

GALINDO SEGUROS

La tranquilidad de saber que Galindo Seguros se encarga de todo.